Welcome to Beta-Zero

Regístrate ahora para obtener acceso a todas nuestras características. Una vez registrado y conectado, podrás contribuir a nuestra web mediante la presentación de tu propio contenido o responder a contenido existente. Podrás personalizar tu perfil, recibir puntos de reputación como una recompensa para la presentación de los contenidos, a la vez que la comunicación con otros miembros de forma personalizada. Este mensaje se eliminará una vez que hayas iniciado sesión.

Buscar en La Comunidad: Showing results for tags 'yumekobo'.

  • Search By Tags

    Añade tags separandolos por comas.
  • Search By Author

Grupo


Instagram


eBay


Website URL


Otros


Yahoo


Jabber


Skype


Twitter


Facebook


Lugar:


Interests

Encontramos 1 resultado

  1.   El coleccionista es un eterno buscador de tesoros. Durante los últimos 27 años he vivido los videojuegos intensamente como algo que forma parte de mi vida. Recuerdo el año 1992 como el año en que eclosioné como un primitivo coleccionista de videojuegos. Con el número 7 de la revista mensual Super Juegos, comprendí que todo esto iba de mucho más que pasar el rato como en las maquinitas de los bares. Las consolas de 16Bit se encontraban en plena ebullición en España. Y lo que comenzó como un simple regalo de cumpleaños un año antes, se convertiría en la base de mi actual colección de videojuegos. Jamás olvidaré esa primera revista en la que, algo que ya llevaba un tiempo gustándome como eran los videojuegos, se mostraría como un universo delante de mí, virgen y lleno de secretos y sensaciones que explorar: Estuve toda la mañana degustando la misma y empapándome del encanto de todas aquellas consolas. El gen coleccionista de las consolas de 16Bit comenzó a brotar, y mis primeros juegos perfectamente conservados comenzaron a lucir en esas estanterías del niño de 11 años que era... y que soy aun en la actualidad. Comenzando por el glorioso STREETS OF RAGE el cual conservo desde aquellos días hasta hoy, seguido de todos los que iban cayendo año a año. Mi colección de videojuegos actual es el resultado de 27 años de unión con los videojuegos: Compras, ventas, etapas sin comprar nada, etapas vendiendo casi todo, peticiones a los Reyes Magos, regalos de cumpleaños, partidas en los arcades de bares y salones recreativos, tiendas, mercadillos, viajes en busca de algún grial y más de un cuarto de siglo haciendo de los videojuegos una parte especial de mi vida y mi rutina casi diaria... Sería difícil imaginar mi vida sin los videojuegos. Es una particular forma de arte que me apasiona, desde que era niño. Pero más especialmente cruda sería mi existencia sin la llegada de algo que me marcó para siempre: La Generación de los 16BIT, la conocida e inolvidable Cuarta Generación de Videoconsolas. Con el paso del tiempo me fui desprendiendo de otras consolas que me dieron diversión y entretenimiento por un tiempo, pero que no marcaron mi vida como jugador. Voy a recopilar aquí todos esos tesoros rescatados de tiempos pasados, que con tanta pasión y búsqueda he ido encontrando en estos años de coleccionismo. Centrado en recordar y retener el pedazo de mi historia personal que más me gustó como jugador, muestro aquí ese pequeño rincón de mi pasado, ligado a experiencias que me llenaron de pura felicidad. Dividida en cuatro partes correspondientes a las tres consolas más especiales que he conocido y una cuarta que posee los mejores juegos de la era 16Bit de Capcom, NEO-GEO AES, MEGA DRIVE y SUPER NINTENDO, y CPS-CHANGER, así quiero reflejar mi pasión coleccionista por los 16BIT. Todo el contenido mostrado es 100% Original y 100% Oficial de su respectiva plataforma, desde la primera pieza hasta la última. El orden de estos cuatro bloques comenzaré por mostrarlo con el de   NEO-GEO y CPS CHANGER; y luego continuaré con el de SNES y por último cerraré con el de MEGA DRIVE.  Al final del tercer capítulo, añadiré un APÉNDICE de juegos retro que directa o indirectamente tuvieron una determinada significación para mí.   "Luchar contra las dificultades y conquistarlas: Esta es la dicha más grande para el humano" Samuel Johnson